Aprendiendo a ser feliz

Aprendiendo a ser feliz. Durante nuestros aprendizajes en la escuela de la Vida podemos tomar la decisión de quedarnos en la llamada “zona cómoda”, inamovibles y esperando a que las cosas y la gente cambie (que no lo van a hacer a menos que sea por propia iniciativa) o movernos hacia la dirección de nuestros sueños, viviendo plenamente lo que nos sucede en el día a día, siendo conscientes de lo impermanente, de lo vulnerable, de lo incierto de la existencia humana.

Si escogemos la conciencia y el crecimiento, a todos los retos y obstáculos que nos vayan saliendo al paso tendremos que verlos como “oportunidades”, aunque al principio la percepción pueda ser directamente de “gran putada”.

Hay muchas cosas importantes para vivir que no nos las han enseñado en el colegio, así que nos toca ser autodidactas y buscar e ir encontrando herramientas para hacer que nuestra vida nos resulte rica, interesante, plena, feliz…

No hay recetas, aunque hay algunas fórmulas que nos pueden ayudar a aprender a ser más felices, a tener más calidad de vida y mayor vitalidad,

  • Mantenernos saludables. Nuestro cuerpo es nuestro vehículo, nuestro templo, y también es nuestra la responsabilidad el cuidarlo y habitarlo. Recuerda que los mejores médicos son : Agua, Aire, Sol, Dieta, Ejercicio y Alegría
  • Dormir relajadas, dedicando unos minutos a meditar, o a respirar profundamente antes de quedarte dormida, harán que tu sueño sea de calidad, y que por la mañana te sientas realmente descansada.
  • Tómate las cosas con calma, sin prisas, sin nervios. Antes o después, el estrés causa numerosas enfermedades, así que es todo un aprendizaje el darle a cada cosa el tiempo y la atención que necesita.
  • Deja las apariencias a un lado. Que tu vida sea sencilla, auténtica, sin aparentar lo que no es, sin engancharte a la adicción del drama. Deja el teatro para los escenarios, no te montes películas que no son. Date cuenta cuando tus pensamientos tienen fundamento o son pura fantasía. Desembarázate de las exigencias, de las tuyas y  de las de los otros.
  • Redescubre la amabilidad, sé amable contigo y con los demás, descubre lo que realmente sientes y piensas, e interésate por lo que las personas a tu alrededor sienten y piensan.
  • Cultiva la atención en el momento presente, centrándote en el “aquí y ahora” y sintiendo tu propia presencia; poco a poco dejarás de hacer las cosas en modo “piloto automático”, y experimentarás un incremento del sentir cada pequeña cosa, poniendo atención sin juzgar, sólo observando tanto lo que te gusta como lo que te disgusta. Date cuenta de tus mecanismos de evitación o de huida, cuando el dolor y el miedo sean quienes te visiten. Aprende a sostener “lo que hay”, “lo que acontece”, pues es posible que de ello puedas extraer una enseñanza.
  • Piensa en positivo, hay muchas cosas buenas en la vida, enfócate en ellas. Según la física cuántica, tenemos todas las posibilidades: lo que  nuestra mente  crea o imagina, puede hacerse realidad. Así que constatemente  trata de elegir bien los pensamientos.
  • Pon luz a tus zonas oscuras, aprende a perdonarte y a perdonar. Practica el hoponopono, una técnica ancestral y gratuita muy sencilla y útil. Permítete identificar las dinámicas relacionales inconscientes y liberar la carga emocional contenida: podrás generar nuevas percepciones reconociendo lo que está excluído dentro de ti, y si lo integras, recuperas el impulso vital. Y sobre todo, practica el amor y el humor.
  • Desconecta la tele, la radio, el ordenador, el móvil, la música… y busca espacios de silencio. Estamos saturadas de ruidos, hay demasiada contaminación acústica. Te encontrarás en conexión contigo, y con lo que hay en el momento, cuando te sumerjas en el mágico silencio.

SI aprendemos a sentir la vida que sube de las raíces hacia el corazón, a estar agradecidos por nuestras experiencias, sean cuáles sean, estamos más cerca de conseguir vivir más momentos de felicidad diaria.

Como cantaba la gran Elis Regina “Aprendiendo a jugar, ni siempre ganando ni siempre perdiendo, aprendiendo a jugar”

J.P.R.


VIDEO

También te podría gustar...