Talleres de Danza

“La danza es el lenguaje secreto del alma,
Y la música su inspiración….”
(Marta Graham)

La danza es una de las manifestaciones artísticas más antiguas de la Humanidad y en muchas culturas tiene un valor simbólico, ritual y representativo. La danza se puede realizar por motivos lúdicos, sociales, religiosos, artísticos, y también terapéuticos.

Se danza porque se siente el ritmo, el movimiento, tanto desde fuera como desde dentro; y el movimiento es vida, la expresión corporal de emociones sentidas, vividas, la poesía de un instante corporeizado…

Puedes bailar la rabia, la desesperación, la impotencia, el miedo, el caos interno, y así liberar esa carga del cuerpo, vaciarte…

Puedes bailar la alegría, el gozo, la sensualidad, la ternura, el amor, el éxtasis, el placer de estar viva y de sentirte en conexión contigo, con los otros, con algo más grande… invisible a los ojos…

Danzaterapia

Danza oriental terapéutica

repeespaldasEsta danza más que ninguna otra, es capaz de dar a la mujer un profundo sentido de respeto, confianza y reverencia hacia el cuerpo femenino, canal donde se manifiesta la creación de la vida.

El cuerpo es la llave para la realización espiritual. A través del cuerpo (templo del alma) establecemos un íntimo contacto con nuestra esencia, con la vida, con el cielo y con la tierra, con lo humano y lo divino.

La Danza Oriental ha servido a muchas mujeres para soltar gran cantidad de dolor e invalidación que han llevado con ellas durante gran parte de su vida únicamente por su condición femenina. AL sanar antiguas heridas se hace posible equilibrar lo masculino y lo femenino, experimentando un profundo sentido de conexión con lo Sagrado.

Esta danza es un camino que puede conducirte a un profundo conocimiento de ti misma y del poder femenino que habita en ti. Una vía de expresión de tu poder personal, de tu capacidad para amar y disfrutar de la vida. Un sentido de conexión con antiguas herencias genéticas archivadas en tus células, reconciliándote y restaurando tu autoestima, libre de represiones y complejos.

Mostrando con orgullo nuestro vientre como cuna de la vida humana en la tierra, comprenderás que si tú te amas y te respetas sencillamente por ser, ese amor trascenderá y nadie podrá romper ese círculo luminoso creado a tu alrededor por la energía femenina.

La danza oriental es un arte milenario: algunos investigadores relacionan esta danza con ritos religiosos prehistóricos para propiciar la fertilidad de los campos y de las personas (bailar no era una simple demostración de alegría sino que tenía una función trascendente).

Es probable que las mujeres tuvieran un papel central en la sociedad, puesto que eran ellas las que daban a luz y las que alimentaban a los recién nacidos. Diversas civilizaciones antiguas están repletas de Diosas Madres, capaces de dar y quitar la vida. En los templos las mujeres bailaban para la Diosa y así se unían con ella; muchos de estos bailes sobrevivieron como rituales paganos al cambiar a la sociedad patriarcal y esta danza sagrada pasó a ser una danza de entretenimiento.

Recuperamos hoy esta danza que nos da el coraje y la energía creativa para saber de nosotras a un nivel más profundo. En el momento en que la mujer empieza a prestarse a sí misma verdadera atención, el conocimiento de nuevos mundos se hace accesible a su conciencia y el cuerpo comienza a revelarle recuerdos guardados en su piel, en sus músculos, en sus células.

33danza-oriental-adab-red-blanes

La Danza Oriental es una manifestación artística, emocional y espiritual, modelada por la intuición y la personalidad de cada mujer que la baila. Y cualquier edad es buena para empezar a bailarla, no es necesaria ninguna condición física en especial.

Es una valiosa ayuda para encontrar el camino a nuestra esencia femenina. La historia de las mujeres es contada a través de cada movimiento, cada gesto, representando diferentes momentos de su vida y recuperando la memoria genética de antiguos rituales llenos de sabiduría ancestral.

Esta danza es un regalo para las mujeres de todas las edades. Tranquiliza la mente y el espíritu ya que su cualidad hipnótica induce a una calma interior a quien la baila o la observa bailar. Sus movimientos ondulantes son como un bálsamo para el alma: es la danza del amor.

Tomamos conciencia de nuestro cuerpo a través de movilizar cada una de sus partes, y sintonizamos con las emociones y sensaciones que se van despertando.

Gana autoestima, confianza, elegancia, libertad, complicidad…

Clases particulares y en grupo.

 

Te puede interesar


Otros talleres:

ConecArte Con La Sensualidad

Taller Activando tu Centro del Poder y del Placer

Bioenergética y Biodanza

Bajando El Cielo A La Tierra

Para más información e inscripciones contacta

Teléfono: 696 673 340

 

Ir a la barra de herramientas