Endometriosis y danza del vientre

El sábado día 7 de abril a la 5 de la tarde, Núria Osorio Yamba, licenciada en filología francesa, bailarina de danza oriental y escritora del libro: “Vivir sin el tabú de la Endometriosis”, compartió su experiencia sobre esta enfermedad, que ha padecido durante muchos años.

Núria presentó su libro en Blanes, el primero que hay de una afectada sobre el tema en este país, y que ha sido todo un éxito, pues va por la segunda edición. Además Núria es una de las co-fundadoras de Endodance: la gala anual de danza solidaria donde la recaudación se destina a la Associació Catalana d’Afectades d’Endometriosi, al igual que los beneficios de la venta de su libro.

Más tarde, de 18:30 a 20:30 h, nos acompañó al taller de danza oriental terapéutica, donde practicamos ejercicios de yoga y chi kung para conocer, cuidar y equilibrar cuerpo/mente. ¡Y disfrutamos bailando la danza más sensual del mundo! Una danza para aprender a conocer mejor tu cuerpo, amarlo y honrarlo, sea cual sea tu edad y condición.

La charla se realizó en c/ Mercat, 2, donde A.D.A.B. mantiene la exposición de mandalas. Allí mismo ofrecimos una merienda saludable y sencilla para las asistentes, patrocinada por Consum y Caprabo. Y  el al taller fue muy cerquita, a tres minutos caminando, en Av. La Pau, 18, en Escola de Dansa Daina.

Introducción sobre la endometriosis

Cada mes, los ovarios de las mujeres en edad fértil producen hormonas para el crecimiento del tejido endometriósico. Éste se desarrolla en el útero y servirá de alimento al feto en caso de embarazo. Si esto no ocurre, en unos días se desprende y es lo que conocemos como menstruación, que puede producir cierto malestar. Si lo que provoca es un dolor irresistible, es probable que sea endometriosis.

La endometriosis afecta a un 10% de la población femenina, y es una enfermedad que se manifiesta con la aparición de este tejido en otras partes del organismo. Las más comunes son ovarios, trompas de Falopio, intestinos, vejiga y revestimiento pélvico. Si tejido y sangre se acumulan, provocan inflamación y dolor en las zonas afectadas, que sangrarán, pues no tienen una vía para ser expulsados.

Su diagnóstico es tardío, y la mayoría de mujeres sufren los síntomas (esterilidad y dolor) durante años sin ser diagnosticadas. Aún no se encontró la cura, aunque se pueden reducir los síntomas y el dolor mediante la medicina alopática, la naturopatía, la alimentación saludable, los suplementos nutricionales, plantas, el yoga, la danza del vientre, la gestión de la respiración, la meditación, etc, para mejorar la calidad de vida y gestionar nuestra propia salud.

Conciencia de autocuidado y creatividad

El dolor es un aviso, una señal que lanza tu cuerpo cuando necesita atención. El hecho de comenzar a regalarte un tiempo para cuidar de ti misma, para hacer algo creativo que te guste, de atenderte escuchando las señales de tu propio cuerpo… genera auto-confianza y autoestima. Y esto tiene un efecto muy positivo en los tres cuerpos: el mental, el físico y el emocional.

Muchas mujeres han mejorado dedicando tiempo a realizar actividades creativas (bailar, pintar, escribir, cantar…) Cualquier actividad artística o creativa, al igual que la meditación, entrenan la mente en el el “aquí y ahora”, y crean un efecto neurobioquímico positivo que disminuye la inflamación.

Danza del vientre como terapia

La danza oriental, o danza del vientre, con sus movimientos amplios de cadera, ayudan a una mejor circulación de la zona y una tonificación de los ligamentos y músculos del suelo pélvico y abdomen.

Un estudio científico cuyo objetivo fue evaluar la efectividad de la danza del vientre como una opción de tratamiento, llegó a la conclusión de que la danza oriental se puede utilizar para reducir el dolor y mejorar la capacidad funcional, la calidad de vida y la autoimagen.

Aprender a reconocer nuestro centro vital, sus funciones orgánicas, sensibilizarnos sobre él, corregir desequilibrios posturales y energéticos, significa tomar fuerza de nuestras raíces, amar y nutrir nuestra tierra. Es el inicio de la autocuración.

Esta danza tiene múltiples beneficios:  tonifica la musculatura, activa el potencial femenino, te conecta al espíritu, te ayuda a sentirte más cómoda en tu cuerpo, más feliz al cuidarte,  más flexible y libre al abrazar esta experiencia sanadora que armoniza todo tu ser.

La danza tandava, la danza sin forma, es una meditación en movimiento que permite al cuerpo fluir, recobrando su libertad. Son movimientos muy lentos, sincronizados con la respiración, para tomar conciencia de nuestro interior y dejar que el cuerpo se exprese sin controlarlo desde la mente. Esta danza de Shakti y Shiva es la búsqueda del ser amado dentro de nuestro propio ser, el reencuentro con nuestra totalidad para la apertura del corazón y la conciencia, desde lo Sagrado Femenino.

Facilita: Aisha Joyce, con 15 años de experiencia impartiendo clases y talleres de Hatha Yoga, Relajación, Danza Oriental y Danzaterapia.

Haremos la segunda parte del taller de danza el sábado 26 de mayo a las 6:30 de la tarde!!

Contacta para confirmar asistencia, tanto a la charla como al taller.  Gracias.

Endometriosis: Una enfermedad de mujeres

Endodance: Ballem per la endometriosi

Danza Oriental en Blanes

Danza Oriental en Blanes

También te podría gustar...