Ho’oponopono, un arte hawaiano

¿Qué es el Ho’oponopono? Un arte hawaiano muy antiguo de resolución de problemas. Se dice que los hawaianos originales, los primeros habitantes de las islas, solían practicarlo: toda la familia debía estar presente, existía un moderador y cada miembro tenía la oportunidad de perdonar y ser perdonado por los demás.

Según esta filosofía, todo lo que aparece en nuestra vida es un pensamiento, una memoria, un programa, y se presenta para darnos una oportunidad de soltar, de limpiar, de borrar.

“Limpia, borra, borra y encuentra tu propia PAZ. ¿Dónde? Dentro de ti”.
Ho’oponopono significa “hacer lo correcto”, “enmendar”, “corregir un error”.

La filosofía hawaiana cuenta que el mundo exterior es un reflejo del mundo interior. Ho’oponopono es un camino para salir de la rueda de las situaciones repetitivas, de las grabaciones impresas que continúan a veces de generación a generación. El método nos lleva a perdonarnos y a aceptar que, a través de nuestras heridas y nuestros pensamientos atraemos a personas y situaciones para sanar algún aspecto nuestro.

Pronunciando con atención y consciencia estas cuatro frases: “Lo siento; perdóname por favor; gracias; te amo” activamos el programa de sanación que limpia nuestras memorias, para sanar el pasado y convertirnos en seres libres de actuar desde la plena consciencia. El subconsciente necesita escuchar la información repetidas veces para reprogramarse y hacer esta limpieza.
“todo está dentro de nosotras y de nuestras memorias”

Rescatando enseñanzas ancestrales

Morrnah Nalamaku Simeona fue la creadora de la Auto Identidad a través del Ho’oponopono, actualizando las antiguas enseñanzas de sanación y siendo reconocida como una Kahuna lapa´au (sanadora) y distinguida como un Tesoro Viviente por el Estado de Hawái en 1983.

“El principal propósito de este proceso es descubrir la Divinidad dentro de uno mismo. Ho’oponopono es un profundo regalo que nos permite desarrollar una mutua relación con la Divinidad dentro de nosotras y aprender a pedir que en cada momento, nuestros errores en pensamiento, palabra, acto y acción sean limpiados. El objetivo de este proceso es esencialmente lograr la completa liberación del pasado”

Esta técnica se usa para crear una mutua cooperación entre las tres partes de la mente o el ser: el subconsciente, el consciente y súper consciente; así fluye nuestra conexión interior con el amor, nuestra Fuente Divina, y como consecuencia trae paz, armonía y libertad.

Cuatro frases poderosas, mágicas, sanadoras

“Lo siento”. Aquí estoy reconociendo el no haber estado a la altura de mis posibilidades, no haber actuado como un ser responsable y consciente de mi misión en la vida. Invoco a la energía creativa para reparar el daño que me he causado.

“Perdóname, por favor“. Perdonarse es reconocer que hemos alimentado fuerza negativas a través de nuestras críticas, prejuicios… Pedimos perdón a nuestro ser divino y ayuda para expulsar la negatividad y poner nuestro talento y nuestra luz al servicio del Gran Plan.

“Gracias”. Doy gracias a la vida, y el corazón se abre para escuchar los mensajes del alma. Honro la vida, disfruto del amor dando gracias al universo, me elevo hacia mi Yo Superior, confiando en que nada puede faltarme.

Pronunciar “te amo” activa la ley de amor, que puede transformarlo todo, elevando nuestra vibración. Alinearse con el amor saca lo mejor de nosotras, y nos ayuda a aceptar: acepto al ser que he sido, y al que soy.
Empatizo conmigo misma para que pueda producirse la limpieza y la sanación.

Existe en nosotras el maravilloso poder de cambiar nuestros pensamientos y de actualizar nuestras creencias. Es importante el positivismo, evitar los juicios y apreciar nuestras cualidades y las de las demás personas. Si transmito pensamientos de unión y de amor, veo la bondad de las personas y la belleza de la vida.

Ho’oponopono se convierte en una herramienta potente y gratuita, que tenemos siempre a mano, para realizar esta limpieza de programaciones restrictivas, de creencias limitantes, y así lograr vivir en un estado de paz y de presencia.

También te podría gustar...