Meditar caminando

Meditar caminando es una forma de meditación activa. Es la experiencia de caminar mientras te concentras, por ejemplo en la planta de los pies, o en la respiración, siendo consciente de todos los pensamientos, sensaciones y emociones que experimentas cuando caminas.

Al mantener la conciencia centrada en tu cuerpo,  y en observar tu mente sin juzgar, notarás cómo te ayuda a relajarte y despejarte. No es fácil, es una práctica de atención constante.

Cuando caminamos, procuramos mantener el foco de atención en el caminar: tomamos conciencia de la posición de nuestros pies  en todo momento, desde que posamos el talón en la tierra, hasta que levantamos un pie y apoyamos el otro. Seguimos mentalmente ese movimiento, sintiendo como trabajan nuestras articulaciones, músculos, tendones, huesos para repartir la fuerza ejercida por la masa de nuestro cuerpo. Hacemos esto por todo el tiempo que caminamos, sin que perdamos la concentración en nuestro caminar y respirar.

Parece sencillo, y sin embargo, cuesta un poco. Te vas a dar cuenta cómo en algunos momentos tu mente va a ir hacia otro lado. No importa. Lo que verdaderamente importa es que tomes conciencia de cuáles son los pensamientos o sensaciones que te asaltan, permaneciendo en el rol de “observadora”, y ese “darte cuenta” intentar que sea objetivo, sin entrar al trapo de lo que te va a proponer tu mente. Una manera es tomar nota de lo que pasa por tu cabeza sin juzgar nada, como si fueras espectadora de una película, manteniéndote a la escucha;  luego volver otra vez a centrarte en tus pasos, o en la respiración.

Es recomendable hacer este ejercicio de mindfulness durante algunos minutos cada día, siempre que puedas. En realidad es un ejercicio zen, cuando lo realizas totamente en la observación de tus pies y despacio. Conseguirás aumentar tus momentos de paz interior, pues la meditación promueve la paz.

El acto de caminar conscientemente supone presencia, atención plena y conexión con el momento presente.

Desde A.D.A.B. te invitamos a que pruebes a hacerlo, y una vez al mes, quedamos las 9 de la mañana, para realizar esta meditación. Nos encontramos junto a las barcas de Sa Palomera, realizaremos unos estiramientos y salimos caminando en silencio a las 9:10 h rumbo a la Cala de St. Francesc. Allí, en la arena, nos sentamos unos minutos para continuar la meditación respirando en silencio junto al mar, y después hacemos una rueda de palabra.

Esperamos que haga buen tiempo para bañarnos en las turquesas agua de Cala Bona, así que puedes traer bañador, toalla y algo para compartir.

El próximo encuentro será el sábado 30 de junio.

Como es habitual en las actividades al aire libre, si llueve o  hace mal tiempo aplazamos la salida.

Contacta para reservar plaza.

“No hay un camino para la paz, la paz es el camino”

 

También te podría gustar...