Proyecto “Mandalas por la Paz”

EL PROYECTO “MANDALAS POR LA PAZ”

Tejer mandalas da paz, meditar da paz, meditamos tejiendo y eso nos genera mucha paz.  Respiremos paz, por favor.  Necesitamos tener mucha paz: de espíritu, en el corazón, en nuestras mentes. Y nosotras hemos encontrado que este medio de meditar activamente nos llena de alegría y tranquilidad.

Personalmente me ha ayudado a superar varios duelos, y siento que entrar en contacto con los colores de los hilos y las lanas, con las formas geométricas que se van creando, me traslada, me relaja, me sana…

 Descripción del  proyecto:

       “MANDALAS POR LA PAZ”

La paz nace del interior de cada persona

La geometría sagrada de los mandalas es muy poderosa y beneficiosa. Por ello, las mujeres tejedoras de mandalas de lana de nuestra asociación, ofrecemos varios talleres gratuitos cada año para un público intergeneracional, donde enseñamos esta técnica artesana, que sirve a la vez de meditación, propiciando la calma y la paz interna tanto de las personas que tejen como de las que contemplan los mandalas. Los talleres son amenizados con música relajante y solemos hacerlos en diferentes localizaciones públicas.

El mandala es una vía, donde mujeres y hombres encuentran el camino de regreso hacia su propio centro interior, su fuente de energía, acumulando las energías anímicas dispersas y devolviéndole la unidad. A este proceso de contemplación se le llama meditación.

La idea es extender la cultura de la paz mediante esta productiva meditación.

Cada mes realizamos talleres para ir avanzando en esta técnica meditativa, y continuamos tejiendo en casa para hacer entrega de mandalas a enfermos de diferentes hospitales y a centros de salud mental, donde también ofrecemoss talleres de construcción de mandalas para las usuarias.

Queremos seguir con esta labor y expandirla a otros colectivos como el de adolescentes con problemas, y el de mujeres víctimas de violencia de género, personas que están pasando por un duelo…  Tejer mandalas  es una forma de meditar que potencia la creatividad, en cada forma, y con cada color y adornos que se incorporan a los mandalas. El trabajo con geometría sagrada ayuda a sanar heridas, y a adquirir más conciencia trabajando desde el amor.

Cualquier persona puede sentir los efectos beneficiosos de tejer mandalas, aunque creemos que hay colectivos vulnerables que son más susceptibles de obtener mayores beneficios, al ser ésta una herramienta que propicia la tranquilidad y la autoestima, además de la satisfacción de tener un bello producto final que se llevan a casa ( las participantes se pueden sentir valiosas, competentes, merecedoras y capaces).

La autoestima actúa como una fuerza que organiza la percepción, la experiencia y la conducta a lo largo del tiempo.

Una buena dosis de autoestima es uno de los recursos más valiosos de que puede disponer una persona, puesto que así se aprende más eficazmente, se desarrollan relaciones mucho más gratas, se está más capacitada para aprovechar las oportunidades que se presentan y se trabaja de forma más productiva y autosuficiente.

Una autoestima fuerte y bien desarrollada es necesaria para llevar una existencia satisfactoria.

Mujeres y hombres con autoestima actuarán independientemente, asumirán sus responsabilidades, afrontarán nuevos retos con entusiasmo, estarán orgullosas de sus logros, demostrarán amplitud de emociones y sentimientos, tolerarán mejor la frustración, se sentirán capaces de influir en otros/as…
Cuando aumenta la autoestima, los niveles de ansiedad disminuyen y ello permite que las participantes en el taller de mandalas tejidos con lana realicen otras tareas de aprendizaje con mayor motivación.

Algo más sobre los mandalas…

Los mandalas son unas imágenes ancestrales que reflejan figuras básicas y sirven para la expresión creativa, la concentración y la meditación.

En nuestra vida cotidiana nos encontramos mandalas a cada paso en la naturaleza: los podemos ver en los círculos concéntricos que genera una gota de agua, en el dibujo formado por los pétalos de las flores, en el interior de un kiwi, de una naranja y de la mayoría de frutas y hortalizas… La Tierra es un mandala, y también las células de nuestro propio cuerpo.

La definición literal de la palabra sánscrita mandala es círculo (compuesto de manda “esencia” y la “contenedor”) y significa “lo que contiene la esencia” o “la esfera de la esencia”.

Los elementos que componen los mandalas (círculo, cuadrado, triángulo…) son imágenes ancestrales que se encuentran arraigadas en el inconsciente de todas las personas que nos precedieron, en nosotras y en las que nos seguirán.

Los mandalas ya se encontraban presentes en las antiguas civilizaciones, que sabían calmar así su mente y su alma, encontrando la armonía con otras personas y con el universo, ayudados por las imágenes circulares, como un camino para acercarse de nuevo a la propia naturaleza.

Los mandalas en diferentes culturas

Los mandalas han estado presentes desde la antigüedad en todas las culturas.

Uno de los mandalas más antiguos es el círculo de piedras gigantes Stonehnge, en Salisbury, Inglaterra. Tuve la oportunidad de verlo y es realmente impresionante.

En el antiguo Egipto se encuentran grabados en las pirámides egipcias mandalas, como objetos para la concentración así como para la activación de la energía positiva del lugar, la meditación profunda o para expandir la capacidad de la mente.

En oriente, con la tradición hindú, es donde los mandalas han tenido mayor desarrollo llegando a constituir imágenes complejas con un gran simbolismo.

Se dice que los mandalas fueron introducidos en el Tíbet desde la India, formando parte de las ceremonias y enseñanzas tibetanas desde entonces. Allí se construyen mediante granos de arroz o arena, con pinturas o con hilos de color.

Los mandalas se encuentran intensamente representados en el hinduismo y el budismo que se practica en la India occidental, utilizándose como imágenes tanto para la meditación como para la arquitectura.

La China tiene antiquísimos mandalas simbólicos como elementos religiosos o arquitectónicos.

En Europa se han empleado los mandalas en los edificios sagrados como las catedrales góticas y los rosetones que forman las vidrieras. El sentido profundo y sagrado de todas estas representaciones en las religiones es acercar al creyente a su Dios.

En América, numerosas tribus confeccionan mandalas mediante hilos de colores y plumas.

También son mandalas los crop circles (círculos en los cultivos, en las cosechas) Estos dibujos aparecen en campos de cultivo (de trigo, maíz, etc.), usualmente son creados al anochecer y los dueños del terreno notan su presencia a la mañana siguiente.

TALLER DE MANDALAS DE LANA

Objetivos:

  • Aprender a realizar mandalas tejidos en lana
  • Aprender a hacer una meditación activa
  • Aumentar la autoestima

Beneficios:

A NIVEL EMOCIONAL Y MENTAL:

  • Incremento de la capacidad de concentración (que hará que se mejore el rendimiento en la vida personal y laboral)
  • Mejora de la memoria.
  • Reducción del estrés.
  • Aumento de la paciencia.
  • Mayor creatividad y seguridad en los participantes.
  • Estimulación de los dos hemisferios, al trabajar con ambas manos

FíSICO

Trabajamos la movilidad de las manos para tener más autonomía en el día a día. Este aspecto proporciona mucha tranquilidad y seguridad porque se mueven las manos desarrollando un trabajo creativo con ellas. Puede convertirse en un trabajo de rehabilitación física con las usuarias.

CÓMO SE REALIZA

Es una tarea individual, cada participante elabora en silencio su mandala siguiendo a la tallerista que ofrece al principio las instrucciones y los ejemplos de forma grupal, y después individualmente durante todo el taller.

Antes de comenzar se da una breve explicación, hacemos algunos estiramientos y respiraciones, y en el cierre final se pregunta a las participantes cómo se han sentido durante el taller, se les pide que presenten sus trabajos y que transmitan sus reflexiones y sentimientos.

Materiales que se utilizan: Lanas e hilos de diferentes colores, palos de bambú o madera de varios tamaños, tijeras, papel de lija.

DONDE SE REALIZA

En un ambiente relajado, con música suave. A ser posible sentadas en el suelo cómodamente, con las lanas de colores y el resto del material en el centro de la sala, de manera que haya que desplazarse a cogerlo, generando movimiento en el cuerpo, para que no sea una labor totalmente sedentaria.

Debido a los numerosos beneficios que genera el tejido de mandalas, creemos firmemente en nuestra labor y os pedimos que colaboréis con nosotras en esa tarea, compartiendo en los talleres o haciendo alguna aportación.

Muchas gracias,

El equipo de A.D.A.B.

Mandalas

Acto Poético Mandalas por la Paz

Semana de Mandalas por la Paz en Blanes

ADAB al Dia Mundial de la Salut Mental

Exposició de Mandales de llana d’ADAB

Taller de mandales teixides

También te podría gustar...