Las Terapias Energéticas y Vibracionales

Las Terapias Energéticas y Vibracionales son técnicas en las que se considera la energía como la pieza fundamental que influye sobre la salud y el bienestar del ser humano.

Se trata de lograr ese bienestar físico y mental, a través del correcto flujo de dicha energía. En algunos casos, estas terapias se basan en la aplicación misma de la energía para recuperar el flujo energético vital y restaurar con ello la armonía y el equilibrio físico, mental, emocional y espiritual de la persona.

Suelen ser profundamente respetuosas hacia uno mismo y hacia el entorno y poseen el don de la humildad.

Son holísticas porque perciben al ser humano como un todo, donde el cuerpo sigue a la energía y la energía al pensamiento, es decir que lo físico sigue a lo energético y lo energético a lo mental.

Tenemos una Anatomía sutil que se organiza a través de un sistema energético conocido como chakras o ruedas de energía, por las que ésta desciende por el centro del cuerpo, desde la cabeza al coxis. Esta anatomía sutil, se plasma en los distintos cuerpos, desde el físico hasta el mental, pasando por el emocional. Somos energía, y la finalidad de las terapias energéticas y vibracionales es movilizar la energía bloqueada y potenciar su flujo para que circule y tome la dirección adecuada, restableciendo y/o mejorando la salud.

En el cuerpo, la falta de amor, la rabia, la frustración, el estrés, la mala alimentación y la falta de movimiento, tienen un efecto similar: los pensamientos afectan a las emociones y a su vez se somatizan en el cuerpo físico generando tensiones, dolor o enfermedad.

Estas terapias dan la oportunidad al cuerpo físico para que active sus propios recursos y pueda liberar tensión y bloqueos. Al liberar la tensión física, se genera un espacio emocional y mental nuevo que puede generar patrones de conducta mucho más conscientes, iniciando un proceso de sanación en el que el paciente va adquiriendo mayor conocimiento de sí mismo. Suelen influenciar los cambios de hábitos en materia de nutrición, ejercicio, estilo de vida y patrones de pensamiento.

El ser humano es un todo y hay que prestar atención a todas sus partes.

 La mente consciente abarca el campo etéreo y emocional, y la mente subconsciente rige las funciones y reparaciones involuntarias y su campo de actuación es el cuerpo físico.

Este tipo de terapias puede abrirnos las puertas al “jardín del alma”, y expandir nuestra conciencia. Pueden servir también de meditación, y ayudarnos a sentir cómo crecen ciertas cualidades y actitudes que nos llevan a vivir mejor, a disfrutar de más paz interior

Acupuntura, Aikido, Tai-chi, Chi-kung, Cromoterapia, Digitopuntura, Reflexología, Shiatsu, Flores de Bach, Reiki, Sanación Reconectiva, Musicoterapia, Baños de Sonido, etc, son algunas de las muchas técnicas energéticas y vibracionales que pueden ayudarnos en el camino del bienestar y el crecimiento personal.

También te podría gustar...